• 01 MAR 2014

    Entrevista a Fernando Sánchez Salinero #OYM2014

    Fernando Sánchez Salinero es un superhéroe que ejerce de consultor estratégico de PYMES, entrenador de empresarios y desarrollador de proyectos disruptivos. Su último libro “No es una crisis, es un cambio estructural” es todo un éxito de ventas. El 28 de marzo estará en el Open Your Mind SCQ 2014.

     
     
    Cuando todos nos dicen que estamos en crisis, tú nos cuentas que “no es una crisis, es un cambio estructural”, que la crisis es una maniobra de distracción que no nos deja ver lo que está sucediendo. Explícanos, Fernando, ¿qué es realmente lo que está pasando en España?
     
    Yo no diría España, diría el mundo. Está cambiando a otro modelo organizativo donde mucha gente se va a quedar en el pasado, y en el pasado no se va a estar muy bien. Habrá personas que se queden, provincias, países… y habrá otras que se apunten al futuro. Es el gran reto de las pymes y los autónomos, porque las grandes empresas ya lo saben y van dando los pasos para subirse al tren del futuro. España es un terreno abonado para el populismo, para el “sé lo que quieres oír y te lo voy a decir para que me aplaudas (o me votes, o me compres…)”. Con la crisis y la supuesta salida de la crisis lo que mucha gente no está viendo es que se saldrá de esta situación de forma muy asimétrica, con algunos con mucho más y muchos con mucho menos, los grandes números pueden ocultar grandes tragedias. Lo bueno de todo esto es que está en nuestra mano actuar, subirnos al tren, ayudar a que otros se suban al tren, porque la solidaridad será muy importante para que el reparto no sea totalmente desequilibrado, porque en una zona en problemas para algunos será posible tener un esquema de trabajo global, pero para los negocios de fuerte dependencia local, la situación de sus vecinos será crucial. Es un reto enorme, y no sé si suficientemente bien comprendido. También es verdad que hay muchos intereses para que las pymes anden despistadas, así son más vulnerables al desplome.
     
     
    Ahora que tenemos el diagnóstico , el siguiente paso es saber cuál es la mejor medicina, ¿qué deberíamos hacer para no perder la oportunidad de avanzar con nuestros proyectos en esta época de grandes cambios?
     
    Como mínimo aceptarlo. Me encuentro con una actitud muy extendida de mirar al cielo a ver si escampa, a ver si todo vuelve a ser poco más o menos como era, como si hubiera sido un mal sueño. Una vez aceptado hay comenzar a caminar hacia el futuro con las reglas del futuro, que son otras, y hacen que nos tengamos que reinventar, que no es nada fácil. No es sólo cuestión de actitud y de repetir slogans “buenistas” y bien sonantes. Es dar un giro, en muchos casos a todas nuestras seguridades. Además, implica intentarlo una y otra vez, porque casi nadie va a acertar a la primera. Y también fijarnos en lo esencial, no en la última moda que “lo pete” en las redes sociales.  
     
     
     
    "Hay que comenzar a caminar hacia el futuro con las reglas del futuro, que  son otras, y hacen que nos tengamos que reinventar. No es sólo cuestión de actitud, es dar un giro, e implica intentarlo una y otra vez" 
     
     
    Como consultor estratégico y especialista en formación de directivos, suponemos que te habrás encontrado con muchos casos en los que empresas que llevan muchos años trabajando de una misma manera son reacias a cambiar, aunque estén en problemas. ¿Qué les dices?
     
    No es sencillo, porque todos admiten que hay que cambiar, pero cuando les propones cambios, muchas veces les tiemblan las rodillas (o el ego, o la falta de ganas de asumir lo que oyen), y aunque ven las propuestas lógicas, no son muchos los que comienzan a cambiar. De ahí viene que haya que tener espíritu de héroe o de superhéroe. Nos pasa a todos, a mí también. Porque el cambio no es que sea un cambio, es que es un cambio tras otro, y nadie nos había educado para este “nomadismo vital”. Lo mejor que puedes hacer en esos momentos es motivar con el ejemplo, con la inspiración, convertirlo en una aventura a la que se sumen casi todos. Con un proyecto que la gente entienda y por el que estén dispuestos a apostar. Y en ese momento todo cambia, nace una corriente de energía que puede con todo.
     
     
    Esa energía está ligada a otra de tus consignas, que es el Optimismo Realista. Explícanos en qué consiste y por qué deberíamos ver el vaso medio lleno.
     
    Ser optimista supone ver el lado bueno que hay en las cosas, pero sin olvidar el realismo que nos dice qué tengo que hacer para lograr aquello que me propongo, y qué cosas de momento no están a mi alcance o no son recomendables. Lo que de verdad me duele en este tema es ver que hay personas que aprovechándose de la situación actual, unos de manera bien intencionada y otros unos jetas,  venden humo, aprovechando la buena voluntad de la gente, o las ganas de mejorar, y están haciendo mucho daño. Les dicen que todo se arregla con buen rollo, que todo está a su alcance, que todo se va a solucionar y conseguirán hacer realidad todos sus sueños.
     
    Si yo le digo a alguien que va a ganar Winbledon y todo es cuestión de soñar, de ganas, de pedirlo al universo, directamente le estoy mintiendo (sin paliativos). Si además tengo una “escuela de tenis” (lo que suele ocurrir entre todos los que venden humo falso) además le estoy estafando. Pero a mucha gente le gusta jugar a la lotería, donde hay grandes premios para muy pocos, y muchas pérdidas para el 90% de los apostantes. Eso no le quita ningún valor a que la actitud correcta sea crucial a la hora de seguir caminando, avanzando. Sin buena actitud no avanzas, las dificultades te detienen, pero sin sensatez puede ser que avances, pero hacia un territorio más duro y difícil en vez de mejor. Optimista siempre, realista también.
     
     
     
    "Ser optimista supone ver el lado bueno que hay en las cosas, pero sin olvidar el realismo que nos dice qué tengo que hacer para lograr aquello que me propongo, y qué cosas de momento no están a mi alcance o no son recomendables"
     
     
    Este año repites en el Open Your Mind SCQ. El 28 de marzo estarás en Santiago para hablar de los sueños y del éxito. Cuéntanos ¿qué podemos esperar de tu intervención?
     
    Voy a hablar de cómo se construye un proyecto para que dure, para que en vez de trabajar tú para el proyecto, trabaje el proyecto para ti, para poder hacer realidad tus deseos, tus objetivos y que la gente lo entienda rápido, se puedan sumar, estén dispuestos a hacer sacrificios porque comprenden que el futuro que propones les beneficia, para que la gente se enamore de lo que propones, pero también para que ordenes tus ideas y tus ganas, para que no sea eso un saco de frases inconexas que unas veces suenan bien, y otras no hay por dónde cogerlas.
     
     
    En realidad esa iba a ser la última pregunta, pero…nos pica la curiosidad, ¿vendrás con el mono rojo? 
     
    ¿Tú crees que debo ir en plan calle o “de servicio”?  Un superhéroe siempre va preparado para actuar en cualquier momento. Si hay que salir con mono el mono estará allí, y el corazón de superhéroe también.
     
     
     

     
     
    Fernando Sánchez Salinero estará en el Open Your Mind SCQ el viernes 28 de marzo
     
     Hasta entonces puedes seguirlo en su Blog , en Facebook y en Twitter 
     
     
     
     
     
    Es una entrevista  de Rosana Calvo Diéguez de SCQ Comunicación